Historias de vida, recortes de complicidades, anécdotas únicas llenas de generosidad

Experiencias que a menudo quedan en el recuerdo de quien las ha vivido, y que ahora, para este Sant Jordi, unos cuánto voluntarios y voluntarias de AFANOC, han querido compartirlas con todos nosotros para mantener vivo el espíritu de la fiesta, a pesar del aislamiento social a causa de la COVID-19.

Los textos que os presentamos tienen dos cosas en común: la voluntad de servicio y el agradecimiento sincero, puesto que todo el mundo coincide en el hecho que a menudo recibe más quien da que al revés.

En condiciones normales, nuestro voluntariado realiza un acompañamiento en el hospital, en el domicilio y en La Casa de los Xuklis, pero ahora a causa de la crisis sanitaria que nos obliga al aislamiento físico, este acompañamiento ha quedado reducido a casos específicos y de manera telemática al domicilio del niño.

El acompañamiento que realiza nuestro voluntariado, es del todo necesario, puesto que hace más soportable el confinamiento obligado a causa de la enfermedad del cáncer infantil. Un acompañamiento donde ambas partes tejen complicidades y vínculos que enriquecen en las dos direcciones.

Aquí tenéis unos cuántos testimonios!

Related Post