Recuperar el equilibrio familiar en una situación que genera dificultades

Cuando un niño o adolescente es diagnosticado de cáncer, más allá del impacto emocional, las familias tendrán que hacer frente a una serie de cambios que pueden suponer una problemática.

Nos encontramos ante una enfermedad grave, de larga duración que requiere largos periodos de ingreso hospitalario y tratamientos en el hospital de día, a menudo lejos de casa. Los cambios de domicilio, el tema laboral, los gastos extras derivados de la dolencia, son temas a trabajar desde Trabajo Social.

A partir de una Exploración, Valoración y Diagnóstico social, se diseña un plan de trabajo familiar y un mapa de recursos, tanto públicos como privados, necesarios en aquel momento: alojamientos temporales cerca de los hospitales, ayudas económicas, bajas laborales remuneradas por hijo/a enfermo, dietas de CatSalut, reconocimientos de discapacidad y dependencia, profesores a domicilio, derivaciones a servicios sociales, al SAIER,etc. La Intervención Social también supone una coordinación con otros profesionales (intrahospitalarios y extrahospitalarios) y un seguimiento-acompañamiento durante todo el proceso de la dolencia.

El Trabajo Social es una Atención Directa, siempre basada en el derecho de las familias a ser informadas, independientemente de su situación socio-económica. Tan solo el hecho de tener un niño o adolescente con cáncer, ya sitúa la familia en una situación de vulnerabilidad, no tan solo el niño o adolescente, también los padres y madres, hermanos y hermanas, y familia extensa.

¿Cómo se aborda?

A partir de tres premisas:

  • Desde el Modelo Bio-Psico-Social, en que se fundamenta la intervención. Se trata de una visión holística que favorece una valoración social objetiva y amplía la perspectiva del problema.
  • Desde el Trabajo Interdisciplinario, trabajando con los profesionales que integran el equipo sanitario del hospital -equipo del cual formamos parte- con otros profesionales externos que forman parte del circuito de recursos -públicos y privados- cómo es el Tercer Sector Social.
  • Desde una Actitud Proactiva, puesto que todas las familias son asumidas más allá de la existencia o no de una problemática de base.

AFANOC basa en la Atención Psico-social el acompañamiento a las familias; y en las necesidades del el niño o adolescente que tiene la dolencia, respetando el momento vital en que se encuentra.

Attachments

Related Post