El exjugador y actual director deportivo del Barça visitó por tercer año consecutivo La Casa de los Xuklis, dejando el regalo más valioso para las familias, una sonrisa pegada en el rostro de los niños i niñas

Que a Eric le gustan los niños es un hecho más que probado, ya que es padre de cinco criaturas, por eso cuando visitó por primera vez los Xuklis supo que volvería tantas veces como pudiera «ver una sonrisa a la cara de estos niños y sus familias no te precio» y lo dice con todo el corazón en la mano, se le nota, se emociona y cuando se va se pregunta que por qué no viene más a menudo.

Llegó acompañado de su hija mayor alrededor de las 17 h, ante la expectación de todo el mundo. Jugó, hizo el taller de los deseos donde repartió unas tarjetas para que todo el mundo escribiera su deseo y él mismo las colgó al árbol de Navidad. Después llegó el momento de hacer entrega de los regalos, personalizados para todos y cada uno de los niños y niñas que están en la casa, hizo broma con todo el mundo, creando complicidades con los padres y madres que pudieron conversar con él un buen rato. Finalmente hizo una vuelta por las instalaciones y se interesó por los nuevos proyectos del AFANOC.

Gracias Eric por tu implicación, gracias para llevar tantas sonrisas debajo el brazo!

Hasta pronto!!

Related Post