Una fecha para dar visibilidad y reivindicar los derechos de los niños y adolescentes… y sus familias

AFANOC basa su principal tarea en el acompañamiento a las familias y en el respeto al momento vital del niño o adolescente que está enfermo, pues ante una dolencia como el cáncer infantil, todo el núcleo familiar se ve afectado, padres, madres, hermanos y hermanas.

De repente, el mundo cambia: el niño o adolescente afectado pasará de estar jugando o estudiando en su entorno conocido y rodeado de los suyos, a un entorno desconocido, rodeado de batas blancas, pruebas médicas, tratamientos, entradas y salidas del hospital paralizando su actividad cotidiana. Con todo esto, las dinámicas familiares se transformarán de manera radical: uno de los dos progenitores tendrá que dejar el trabajo para estar junto a su hijo/a mientras el otro, tendrá que ocuparse solo de los otros hermanos/nas, en el caso de tener, y continuar con un día a día, lleno de nuevas dificultades.

Este proceso generará toda una problemática y necesidades que las familias tendrán que hacer frente desde esta situación de vulnerabilidad.

 

Un símbolo que nos identifica desde hace 20 años

Con el objetivo de sensibilizar y normalizar esta situación,  AFANOC lanza cada año la campaña del Posa’t la Gorra! (Ponte la Gorra). Un gesto que hacemos varias veces para hacer visible esta realidad, puesto que la caída de cabello es uno de los síntomas más evidentes del tratamiento y transforma, de manera radical, su aspecto. El niño o adolescente pasa de parecer un niño “normal” a un niño “enfermo”.

Y una enfermedad, aunque sea de larga duración, es un estado transitorio, por lo tanto hay que diferenciar entre “ser” y “estar”, un matiz que a menudo pasa por alto y sin darnos cuenta, creamos un estigma.

El día que nos ponemos la gorra queremos “ser” iguales a los ojos de los niños y adolescentes que “están” enfermos, decirles que no están solos, ni ellos ni sus familias, queremos normalizar una situación cargada de estigmas y tabúes.

 

El próximo 16 de febrero, nos ponemos la gorra en la Sede Vieja de Lleida, pero animamos que todo el mundo lo haga desde allá donde sea, con la gorra que tenga, aunque no pueda asistir!!!

El 15 de febrero, compartimos más que nunca este símbolo!

Related Post